lunes, 15 de abril de 2013

en un haz de caricias, de pelo, los dos haces

Tejidos en el alba, grabados, dos panales
No pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
Luchan y se atropellan con blancas efusiones.

Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
Hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
Tú toda una colmena de leche con espuma.

Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
Laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
Junto a ti, recorrida por caudales sonoros.

Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
Verían que grabada llevo allí tu figura.

Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
Fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
En un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
En un haz de caricias, de pelo, los dos haces.

Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
Laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
Que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.

Haremos de este hijo generador sustento,
Y hará de nuestra carne materia decisiva
Donde asienten su alma, las manos y el aliento,
Las hélices circulen, la agricultura viva.

Él hará que esta vida no caiga derribada,
Pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
Que de nuestras dos bocas hará una sola espada
Y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.

No te quiero en ti sola: te quiero en tu ascendencia
Y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
La familia del hijo será la especie humana.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
Seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
Se besan los primeros pobladores del mundo.

Hijo de la luz y la sombra, Miguel Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada